Usar la técnica de decoupage es una forma fácil y rápida de darle una nueva vida a muebles y accesorios del hogar. Las opciones son infinitas. Puedes personalizar muebles antiguos, marcos de fotos y cuadros o cajas. También es una gran opción para realizar regalos divertidos y personalizados para tus amigos y familiares.

En Cursos Manualidades te enseñamos a hacer la técnica de decoupage para darle una nueva vida a los objetos de tu hogar. Descubre cómo puedes rejuvenecer los muebles viejos y otros elementos utilizando técnicas de decoupage. Verás que es una actividad fácil para cualquier persona que tenga las habilidades y los conocimientos más básicos de manualidades.

La técnica de decoupage puede ser muy fácil de realizar, y con paciencia y persistencia, puede ofrecer unos grandes resultados. Puedes usar esta técnica para dar a tus muebles viejos y gastados una nueva vida.

También es ideal para realizar regalos personalizados hechos a mano. Incluso es una actividad divertida y fácil para mantener a los pequeños ocupados.

¿Qué es decoupage?

Es el arte de aplicar imágenes, materiales o telas similares al papel en objetos como una caja, un marco de fotos o una cómoda.

El artículo que elijas para decorar depende completamente tus gustos y necesidades. Puedes elegir renovar un mueble antiguo como una silla, una mesa pequeña o una lámpara.

El término decoupage proviene del francés découper, que significa «recortar». Se originó en Francia en el siglo XVII y, a mediados del siglo XX, se hizo popular por el resto de Europa y América. Es una técnica artística muy reconocida para decoración de interiores y artesanía.

Es relativamente fácil de aprender la técnica de decoupage, y una vez que tienes los conceptos básicos, las posibilidades de creaciones son prácticamente infinitas. Hay muchas formas diferentes de hacer decoupage y depende, obviamente, de los materiales utilizados y del objeto que se va a cubrir.

Objetos para decorar y personalizar

Los objetos que se pueden decorar con esta técnica generalmente se pueden dividir en dos categorías: muebles y decoracion.

Por ejemplo, podrías hacer decoupage en una silla vieja que quieras restaurar o darle color. Por otro lado están los elementos puramente decorativos como pueden ser un jarrón de vidrio o un marco de fotos por ejemplo. 

El mejor material para aplicar esta técnica es la madera, pero también puedes hacer decoupage en cerámica, vidrio, arcilla, terracota, cartón o metal.

Casi cualquier material que se te ocurra es adecuado para realizar esta técnica, con la excepción de ciertos objetos como dispositivos electrónicos, utensilios para comer o de cocina.

Tipos de materiales utilizados

Los tipos de materiales que puedes usar para decoupage tienen un poco más de limitación. Tienen que ser lo suficientemente finos como para que el pegamento pueda empapar y lo suficientemente maleables para trabajar.

Pero eso no significa que las opciones sean pocas. A continuación puedes ver los tipos de materiales que puedes utilizar.

  • Servilletas de papel de seda
  • Páginas de libros
  • Páginas de cómics
  • Revistas o catálogos
  • Periódico
  • Tarjetas de felicitación
  • Partituras
  • Mapas
  • Papel de arroz
  • Papel ondulado
  • Papel pintado (fino)
  • Tela (fina)
  • Cartulina (fina)

También existe el papel de decoupage, que está diseñado específicamente para esta labor y puede venir en diferentes colores, con patrones o diseños. 

Cada material requiere una preparación distinta antes de que empieces a trabajar con ellos.

Con la mayoría, simplemente solo tienes que cortar o rasgar el material, según tus necesidades, mientras que otros implican un poco más de esfuerzo.

Con las servilletas, simplemente tienes que quitar la capa extra. Las servilletas generalmente vienen con dos o tres capas y para obtener los mejores resultados con el decoupage solo necesitas la capa superior de tela, la que tiene el diseño.

Con otros tipos de materiales más pesados, como telas o papel tapiz, debes asegurarte de que sean lo suficientemente flexibles para trabajar alrededor de esquinas y curvas. Tampoco deben ser demasiado gruesos, ya que eso podría ser un problema.

La forma más sencilla de hacer esta técnica es comprar telas y papel tapiz baratos, ya que suelen ser más delgados y, por lo tanto, más fáciles de usar.

Sin embargo, barato a menudo significa de baja calidad, por lo que debes cuidadoso.

Si decides optar por telas o papel tapiz de alta gama, intente elegir lo más delgado posible. Un buen consejo es remojar la tela o papel tapiz en agua durante unos cinco a diez minutos (según el grosor) hasta que sean lo suficientemente flexibles para trabajar.